Russian President Vladimir Putin attends a meeting via video conference at the Novo-Ogaryovo residence outside Moscow, Russia,…
El presidente ruso Vladimir Putin asiste a una reunión vía videoconferencia en una residencia en las afueras de Moscú, Rusia, el martes 8 de junio de 2021.

Los disidentes rusos instan a Occidente a tomar medidas más duras contra el presidente Vladimir Putin, argumentando que está en el propio interés de Occidente adoptar una estrategia más decisiva contra el Kremlin o pagar un precio más alto más adelante.

En el período previo a la cumbre del G7 de esta semana en Cornwall, Inglaterra, y antes de la reunión programada para el 16 de junio de la próxima semana en Ginebra entre el presidente Joe Biden y Putin, los opositores del líder ruso están intensificando sus súplicas por un Occidente más progresista, y por conseguir una estrategia para castigar al Kremlin por lo que califican como la intensificación de la represión contra la disidencia en Rusia y por intentar desestabilizar la alianza occidental.

“La tarea de cambiar Rusia descansa sobre los hombros de los rusos. Es monumental. Es peligroso”, dijo Vladimir Ashurkov, director ejecutivo de la fundación anticorrupción fundada por el crítico de Putin encarcelado, Alexei Navalny.

"Pero hay varias medidas que Occidente puede y debe adoptar para hacer que el cambio sea más probable y llevarlo adelante, no por altruismo sino por interés propio", agregó Ashurkov, en un llamamiento publicado en el periódico británico The Times de Londres. Los países occidentales deberían "aumentar el precio" del Kremlin por tratar de "desestabilizar el orden social y político occidental mientras roban su propio país", dijo Ashurkov.

Las potencias occidentales han acusado al Kremlin de interferir en las elecciones en Estados Unidos y Europa y de montar campañas de desinformación destinadas a ampliar las divisiones políticas y sociales dentro de los estados de la OTAN. También ha sido acusado de ciberataques y de llevar a cabo asesinatos de rusos exiliados en Europa que se oponen a Putin. El Kremlin niega los cargos.

FILE PHOTO: Belarus President Alexander Lukashenko and Russian President Vladimir Putin meet at the Sirius Educational Center…
Lukashenko viaja a Rusia a reunirse con Putin tras detención de bloguero
La agencia Reuters informó que las conversaciones en la ciudad de Sochi en el Mar Negro se organizaron antes del incidente del avión.

Vladimir Kara-Murza, un líder de la democracia rusa, se hizo eco esta semana del llamamiento de Ashurkov, quien, escribiendo en el Washington Post, dijo que si bien los rusos deben cambiar Rusia, “el encarcelamiento por motivos políticos es una violación de los compromisos internacionales de Moscú, y esta semana el número de presos políticos [ya más alto que a fines de la era soviética] ha vuelto a crecer".

Kara-Murza citó el arresto la semana pasada de Andrei Pivovarov, ex director de Rusia Abierta, un grupo de oposición fundado por el crítico de Putin en el exilio Mikhail Khodorkovsky, quien fue sacado de un avión con destino a Varsovia en el aeropuerto de San Petersburgo por agentes de seguridad. Y destacó las redadas al amanecer en Moscú del apartamento, la casa de campo y las oficinas de Dmitry Gudkov, un político de oposición y ex legislador ruso. Gudkov estuvo detenido durante dos días.

“La Unión Europea ha exigido al Kremlin que libere 'inmediata e incondicionalmente' a Pivovarov y a otros detenidos injustamente. El 16 de junio, durante su reunión con Putin en Ginebra, el presidente Biden tendrá una buena oportunidad para hacer lo mismo”, dijo Kara-Murza.

El llamamiento de los disidentes rusos antes de la cumbre Biden-Putin de la próxima semana se produjo cuando el jefe de la agencia nacional de espionaje de Alemania advirtió que el Kremlin ha aumentado la interferencia clandestina en Alemania a niveles de la Guerra Fría. Thomas Haldenwang, presidente de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV), dijo al The Times de Londres que Moscú había desplegado un "gran número de agentes" en sus intentos de "establecer contactos en torno a los responsables políticos" y que Alemania es objeto cada vez más de campañas rusas de inteligencia, desinformación y cabildeo.

La policía antidisturbios detiene a un hombre durante un mitin en apoyo del encarcelado líder opositor Alexei Navalny en Moscú, Rusia, el 31 de enero de 2021.
Blinken fustiga a Rusia por la represión contra seguidores de Navalny
Criticó además a China por la represión en Hong Kong y dijo que están atentos a Irán, que podría estar a sólo semanas de tener suficiente material para fabricar una bomba nuclear.

Bruno Kahl, jefe del servicio de inteligencia exterior de Alemania se hizo eco de sus comentarios, quien dijo que Rusia y China estaban utilizando todos los medios para "asegurar la ventaja y sembrar la discordia entre las naciones de Occidente". Kahl agregó: "Se puede observar un cambio en sus tácticas: se están volviendo más groseros y despiadados y persiguen sus intereses de manera más flagrante que antes".

Los fiscales federales de Alemania acusaron el año pasado a un ciudadano ruso por el asesinato en 2019 de un combatiente rebelde georgiano en Berlín y dijeron que Moscú ordenó el asesinato. El gobierno alemán expulsó a dos diplomáticos rusos por el asesinato de Zelimkhan Khangoshvili, un georgiano de etnia chechena, que luchó contra Rusia en la Segunda Guerra Chechena y la Guerra Ruso-Georgiana de 2008.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, dijo el lunes en una entrevista con los medios en Washington: “Preferiríamos tener una relación más estable y predecible con Rusia. Lo hemos dejado claro. Pero hemos dejado igualmente claro que si Rusia elige actuar de manera agresiva o imprudente hacia nosotros o hacia nuestros aliados y socios, responderemos".

En declaraciones al sitio de noticias Axios, Blinken dijo que Biden se estaba reuniendo con Putin “no a pesar de estas agresiones, estos ataques, es por ellos, para decirle directa y claramente lo que puede esperar de Estados Unidos si acciones agresivas e imprudentes hacia nosotros cotinúan".

Se negó a indicar si era optimista sobre el resultado de la reunión planificada, la primera de Biden con Putin desde que fue elegido presidente de Estados Unidos.

La administración Biden recibió críticas el mes pasado de los disidentes rusos y sus partidarios occidentales por su decisión el mes pasado de renunciar a las sanciones estadounidenses a las empresas que completan el gasoducto Nord Stream 2 que une Alemania y Rusia.

El lunes, Blinken dijo a un panel del Congreso que la finalización del gasoducto de 11 mil millones de dólares fue un "hecho consumado", pero dijo que la administración respondería si el Kremlin busca aprovechar el suministro de gas como arma política. Las sucesivas administraciones estadounidenses se han opuesto a la construcción de Nord Stream 2 por temor a que aumente Rusia saque ventajas de la dependencia energética europea.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.