WASHINGTON DC - El representante conjunto de ACNUR y la OIM para los refugiados y migrantes venezolanos, Eduardo Stein, plantea  que solo avanzando en la integración socioeconómica de los refugiados y migrantes venezolanos, se puede combatir de manera exitosa el fenómeno de la discriminación y la xenofobia que enfrentan cerca de cinco millones de migrantes venezolanos en la región.

“Estamos absolutamente convencidos de que para superar este problema de la xenofobia es también indispensable trabajar en la integración socioeconómica de éstas personas”, asegura Stein.

En la reciente cumbre de donantes en Canadá, el secretario general de la Naciones Unidas, Antonio Guterres, aseguró que “los venezolanos se enfrentan a mayor discriminación y xenofobia. Cada vez les resulta más difícil acceder a la protección institucional”.

La crisis económica desatada por la pandemia ha impactado gravemente a los migrantes que vivían de la economía informal. Stein lamenta que los esfuerzos de los gobiernos y organizaciones por ayudar a los migrantes justo este momento de mayor dificultad, se vean entorpecidos por grupos de políticos que usan el asunto migratorio como bandera electoral.

“Lo más políticamente incómodo y yo diría en ocasiones hasta perverso, grupos de oposición a los gobiernos en ejercicio que se han querido aprovechar de esta migración masiva para montar plataformas de crítica a mandatarios, vice mandatarios, ministros a las oficinas encargadas de dar esta atención”, asegura Stein.

Stein destaca que una de las estrategias de ACNUR y la OIM para contener los brotes de racismo y xenofobia, ha sido la campaña “Acortemos distancias” que demuestra como niños de cuatro o cinco años de diferentes nacionalidades y que apenas están aprendiendo a hablar, logran conectarse rápidamente sin importar las diferencias culturales.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram

Venezuela 360