Con cerca de seis millones de migrantes y refugiados venezolanos en el mundo y siendo Colombia el país con mayor número de ellos, son también millones las historias de personas que arriesgan su vida intentando llegar a algún país que les ofrezca estabilidad.   

En la frontera colombo-panameña existe una zona que luce en partes iguales famosa y olvidada. Famosa, por ser el escenario natural de una maraña selvática, hostil e impenetrable, conocida como el Tapón del Darién; y olvidada porque de acuerdo con sus propios habitantes y autoridades locales, la zona es controlada por grupos guerrilleros y paramilitares que lucran del narcotráfico y el contrabando. 

Justo allí, migrantes venezolanos arriesgan sus vidas para llegar a Estados Unidos. Cientos de ellos llegan hasta Necoclí, un punto obligado de paso para miles de migrantes decididos a adentrarse a la que es considerada como la selva más intacta y peligrosa del mundo

“He recorrido ya tres países del mundo para buscar una mejor vida”, le dice a la Voz de América Luis Felipe Beltrán, un migrante venezolano. 

A diario, más de 600 migrantes, entre cubanos, haitianos, africanos y venezolanos emprenden esta travesía incierta y peligrosa. “No todo el mundo llega allá y espero llegar allá con mis compañeros que están aquí. Llegar allá sanos y salvos, que Dios nos cuide en el camino y nos bendiga mucho", afirma Beltrán. 

Atravesando la selva del Darién
En Fotos: Atravesando la selva del Darién, una de las rutas migratorias más peligrosas del mundo
Tras recorrer cientos de kilómetros, los migrantes afrontan su principal obstáculo: el Tapón del Darién, la puerta a Centroamérica. Un equipo de la Voz de América recorrió parte de esta ruta migratoria, considerada una de las más peligrosas del mundo, y te muestra las imágenes.

Anyuri Dairen Mendoza es otra migrante venezolana que tuvo que transitar kilómetros para llegar a este punto y habla de la fama de esta arriesgada travesía. "Da miedo. Lo que hemos escuchado es que han dejado niños ahí, que se encuentran los huesitos de unos niños”. 

A través de un trayecto de hora y media, los migrantes son transportados en botes, a un costo de 50 dólares, para llegar hasta Capurganá que es el municipio colombiano donde se inicia la selva del Tapón del Darién. Un peligroso viaje para miles de migrantes, atendiendo que al acecho están las estructuras criminales que operan en la zona y que, con frecuencia, los reclutan, de acuerdo con el relato de las autoridades colombianas. 

Migrantes toman lancha para alcanzar selva del Darién en Capurganá
El Darién, la peligrosa ruta de los migrantes que caen en manos de grupos armados
Cientos de migrantes atraviesan diariamente el Tapón del Darién, conocida como la selva más peligrosa del mundo.

"Se ve presionada por grupos armados organizados como el 'Clan del Golfo' que a través de sus estructuras en el Urabá antioqueño y en el Urabá chocoano pretenden mantener un control de la ilegalidad”, explica a la Voz de América el coronel Óscar Ortíz, comandante de la Armada Nacional en el Urabá Antioqueño. 

Entes como ACNUR, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, que trabajan en esta región, afirman que faltan estrategias de prevención para proteger e informar a quienes quieren hacer tránsito hacia Centroamérica a través del Darién. 

“El fenómeno migratorio con dirección a Estados Unidos todavía requiere mayor esfuerzo en su atención, en la prevención de situaciones de vulneración de derechos humanos. Es por esto, que todavía necesitamos seguir construyendo campañas más fuertes para la prevención y atención del fenómeno”, comenta César Mesa, portavoz de ACNUR en Antioquia. 

Pero lejos de las campañas y las estrategias que se definen en el papel, la realidad muestra cada día el paso de migrantes decididos a encontrarse con su sueño de llegar a Estados Unidos. 

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.

Venezuela 360